24 de octubre de 2014

Cómo hacer un fantasma flotante

¿Cómo va eso? (modo Joey Triviani ON)

Yo feliz de que ya está Halloween a la vuelta de la esquina. Mi casa está toda llena de murciélagos de origami, de calabazas llenas de chuches, guirnaldas y fantasmitas voladores. Sí sí, has leído bien, fantasmas voladores. Ese es el tutorial que te traigo hoy: vamos a hacer un fantasma que se queda de pie sin ningún tipo de apoyo, más que su propia tela.

¿Qué cómo se hace? Pues sigue leyendo!

floating ghost


He visto este tipo de fantasmas por toda la red, pero también es verdad que no encontré ninguno que no fuera para colgar o que no tuviera ningún tipo de soporte. Así que, como yo quería un fantasma totalmente terrorífico que se mantuviera de pie solo, he hecho mi propia versión.

Los materiales que necesitarás son los siguientes:

-tela blanca
-cartulina negra
-una botella vacía (de 1,5 o 2 lt)
-un globo
-cola blanca
-agua
-alambre
-cinta de pintor
-tijeras y pegamento

Empieza cortando la botella a la altura que más o menos quieras que tenga el fantasma. Tienes que hacer una especie de maniquí, que es el que dará forma a la tela, así que vamos a ello. Hincha el globo del tamaño de una pelota, ésto hará de cabeza para el maniquí, y únelo a la botella con cinta de pintor.

Corta un trozo de alambre, de unos 50 cm, que harán de brazos. Redondea un poco las puntas y colócalo centrado entre el globo y la botella con más cinta. Lo de redondear las puntas es para que la tela de "los brazos" quede hacia arriba y tenga un aspecto bastante más real.

Ahora en un cazo o cuenco mezcla cola blanca y un poco de agua (yo usé un bote entero de cola porque la tela era bastante grande, y debes cerciorarte de que se empapa toda). Calcula más o menos la mitad de agua que de cola. Muévelo bien para integrar la mezcla.

fantasma flotante

Este paso te recomiendo que lo hagas en un sitio aireado (pero sin viento), por donde no tengas que pasar mucho, y alejado de los peques (ahora verás por qué).

Protege bien el suelo del espacio que vas a trabajar (yo no lo hice y me tocó frotar después de acabar para quitar los restos). Puedes poner papel de periódicos o alguna sábana vieja.
Coloca tu maniquí sobre los papeles protectores y ten cerca la mezcla de cola y la tela.
Ahora debes meter la tela en el cuenco de la mezcla y asegurarte de que se empapa todo bien. Esta mezcla es la que dará rigidez al fantasma, así que si no está bien empapado, el resultado no será óptimo.

Una vez hecho esto, coloca la tela sobre el maniquí, centrada, haciendo incapié en darle forma con los brazos. Déjalo secar por unas 5 horas.

IMPORTANTE: para que el fantasma se quede de pie solo, debe haber al menos 3 puntos de tela que toquen el suelo. Así que necesitas una tela grande. 

No te preocupes si es demasiado grande, porque en el momento de colocarla sobre el maniquí puedes cortarla un poco para darle forma (que es lo que yo hice). Mi tela arrastraba por todas partes, así que con la tela húmeda y colocada, fui cortando, dando la forma que yo quería en el fantasma (dejando partes más cortas, para que se viera que no había nada debajo, y los laterales y un punto trasero más largos que hacían de apoyo).

Mi fantasma tardó unas 5 horas en secar completamente, pero dependiendo del clima de tu ciudad puede tardar más o menos. Debes comprobar siempre antes de finalizar el proyecto que la tela está completamente seca. Y muy importante también, no dejes a los niños al alcance del fantasma. Querrán tocarlo y el problema no es que lo estropeen, sino que la cola está húmeda y no es recomendable que los niños la toquen (por si se llevan las manos a los ojos o la boca), sin olvidar que también están los alambres. Así que mi recomendación es que lo hagáis mientras ellos están en el colegio.

Una vez comprobado que la tela está seca del todo, ya sólo tienes que desmontar el maniquí. Pincha el globo y podrás sacarlo todo fácilmente. Ahora dibuja dos círculos en la cartulina negra para hacer los ojos, y una boca aterradora, que pegarás al fantasma con pegamento líquido.

¡Terminado! Tu fantasma está listo y preparado para atemorizar a tus visitantes. Muy fácil, ¿verdad?
Pero aún así te dejo el video donde puedes ver mejor el proceso (y que veas también la pedazo de tela que cogí, que parecía una sábana!)




Si te ha gustado, no dudes en compartirlo. Y recuerda enviarme las fotos de tus creaciones con el hashtag #hazmefeliz para que vea todo lo que hacéis. Me encanta ver las artistazas que tengo de seguidoras!

Un abrazo muy fuerte, y nos vemos la noche de Halloween.... Peek-a-Boo!


Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...