23 de febrero de 2015

Crónica del Creativa Zaragoza 2015

El pasado viernes 20 de febrero tuve la oportunidad de pasar una mañana maravillosa, gracias a Isa, una mamá del cole, con la que visité la exposición de Creativa Zaragoza. Tenía muchísimas ganas desde hace años de ir al Creativa, pero como Melilla está tan lejos de todo, se hacía difícil congeniar fechas y dineritus, y ahora que vivo en Zaragoza, era la oportunidad perfecta para conseguirlo.

Si te apetece leer mi crónica sobre lo que vi, quédate a leer.

Creativa Zaragoza


Fuimos tempranito, justo a las 10 que habrían, y ya estaba todo el parking lleno de coches, casi no encontramos sitio para aparcar. Menos mal que tengo un "ojo de halcón" para encontrar aparcamiento (viviendo en el barrio Delicias he tenido que desarrollarlo) y encontramos sitio súper cerca.

Al entrar, lo típico: cola para comprar la entrada, cola para entrar a la exposición, cola para dejar el abrigo en el guardarropa, cola para recoger la bolsita de recuerdo... Colas, colas, colas. Pero muy bien organizado, eso sí, y la gente trabajando a tope para que las colas no duraran apenas nada. Un 10 en organización y atención al público.

Primero, como está mandado, dimos una vuelta de reconocimiento para ver qué había, elegir posibles compras y ubicar los stands. Vi muchísimo scrap, demasiado. Más del que me gustaría, sin duda, pero bueno...supongo que es una moda y como tal, vende.

papeles de scrap


También había muchas fofuchas y trabajos de goma eva, pero ojito eh! Nada de las fofuchas que estoy acostumbrada a ver... sino trabajos muy elaborados, con unas caras pintaditas la mar de monas, y las uniones de pegamento que apenas se veían. Trabajos finísimos, desde parejas de novios, hasta un elefante o un loro, pasando por una pirata de 1,20 metros.

trabajos de goma eva

fofuchas


fofuchas de novios

Las que más me gustaron fueron unas que vi de Gorjuss, eran impecables, con la dulzura y la melancolía que la caracteriza. Maravillosas.

Y eso que yo no soy muy de fofuchas ni muñequitos, pero todo este stand me pareció encantador, que por supuesto, era de Manos Maravillosas, esa tienda online que tiene todo lo que necesito siempre (no, no me llevo comisión por la publi, es que me encanta comprar allí, y ya sabes que siempre te recomiendo lo que para mi es lo mejor).

manos maravillosas


Había muchos stands también de trapillo (de lanas no), donde incluso había mujeres dale que te pego a la aguja de ganchillear en directo. También me llamó la atención otro stand, donde una chica pintaba sobre tela. Alguien debería haberle dicho que la cara de la mujer que estaba pintando estaba demasiado fucsia, pero a mi me dio vergüenza y no dije nada... 

De las telas mejor ni hablemos...yo me las hubiera llevado todas. Sí, sí, ¡todas! Pero a 16€/metro como valían la mayoría, no podía ser. Los precios de los tejidos me parecían desorbitados, y ni si quiera eran doble ancho. Tampoco es que fueran de una calidad suprema, tipo seda salvaje natural... eran de tergal/algodón muy normalito, de estas que se usan para patchwork, por lo que "ni hablar del peluquín" me iba a gastar una millonada en comprarlas.

telas


Eso sí, variedad, había variedad. Muchos stands de telas, de todos los colores y estampados imaginables. Me gustó especialmente el de Jan et Jul, una tienda de Mataró con unos tejidos de estampados maravillosos, con colecciones completas que despiertan tu imaginación sólo con mirarlas. Allí me compré 3 fat quarters que veréis próximamente en algún tutorial, ¡seguro!

telas jan et jul


Otro stand que me llamó muchísimo la atención fue uno que había con libros "especiales". Eran libros de manualidades y recetas, pero diferentes... Desde 50 Recetas de baggles hasta La Cocina de Star Wars. Este último tuve que autocontrolarme mucho para no comprarlo, porque después de una cenita de verano, ponerse a hacer el tonto mientras tomas un helado láser tiene que ser lo más!

la cocina de star wars


Como sabéis, en el Salón Creativa se suelen hacer pequeños talleres presenciales. Yo no me apunté a ninguno (no es que no me interesara, pero al ser la primera vez que iba, lo que quería era ver los stands). Todas las mesas de los talleres estaban en la zona de Creativa Academy, y podías ver cómo trabajaban y lo bien que se lo pasaban. Excepto el taller de Carrot Cake, que lo daba Elena de Pega, papel o tijeras, que estaba en una habitación aparte, escondido de todo. Mi opinión sobre esto me la reservo :)

Eché de menos algún stand sobre lettering o caligrafía, que está en auge y que seguro que hubiera hecho las delicias de los asistentes.

creativa academy


Y a la hora de hacer la comida, cuando ya habíamos visto todo, nos fuimos. Yo me hubiera metido un Big Mac entre pecho y espalda, pero Isa está a dieta y yo debería estarlo también, así que cada una para su casita, a comer lechuga, y a reposar los pies, que con tanto andar y esquivar a la gente, sólo tenía ganas de sentarme un rato.

Lo pasé genial, y aunque no paraba de repetirme "qué pena ser pobre", lo disfruté muchísimo. Sin duda, el próximo año no me lo pierdo, eso sí, para el próximo invito a venir a mi madre, que le habría encantado verlo, y si alguna de vosotras también quiere, por supuesto que estáis invitadas!

Un abrazo grande y nos vemos el viernes con un tutorial.
Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...